El pollo es un alimento de los más recomendados por médicos y nutricionistas ya que es una fuente de proteínas, es bajo en grasa y aporta ácido fólico, zinc, hierro y vitamina B12. Es un alimento con muchos beneficios, pero también es delicado. Existen ciertas claves para la conservación correcta del pollo y las encontrarás a continuación.


Cambio de temperaturas


Cuando congelas, luego descongelas, lo vuelves a congelar y descongelas para finalmente cocinarlo estás modificando su temperatura más de lo recomendable. Estos cambios pueden generar la propagación de microbios que pueden degradar las características del pollo como el sabor, color y olor. También acelera la oxidación de las grasas contenidas cambiando su color y sabor. Evita estos cambios exagerados de temperatura para evitar la reproducción de bacterias y que se alteren las propiedades del pollo.


Refrigeración

Es importante que guardes el pollo en la refrigeradora, preferiblemente en el congelador, envuelto en papel aluminio o algún material similar para conservar y evitar la pérdida de jugos. Expertos indican que la temperatura ideal de refrigeración es de 0 a 4° centígrados, una temperatura mayor podría dar lugar a la proliferación de bacterias.

Un aspecto que debes tomar en cuenta es la cantidad que necesitas para cocinar. Si no cocinarás todo el pollo, selecciona únicamente las piezas que utilizarás y congela el resto inmediatamente, así evitarás los cambios drásticos de temperatura.

Fecha de caducidad

La fecha de caducidad que está en los empaques hay que tomarlo muy en cuenta. Normalmente es de 7–9 días después de empacado, pero puede variar de 5–14  días dependiendo el tipo de empaque y el lugar dónde se refrigera. Aunque muchas veces es un dato no tomado en cuenta por muchos consumidores, siempre que compres pollo asegúrate de verificar esta etiqueta,.

Congelación correcta del pollo

Para la conservación correcta del pollo congelado sigue estas recomendaciones:

  • Se puede congelar entero, por piezas o deshuesado.
  • Antes de congelar, siempre límpialo correctamente y sécalo.
  • Quita la mayor parte de grasa posible, así lograrás que se conserve mejor.
  • Congela las vísceras separadas del resto del pollo. Las vísceras conservadas de la forma correcta pueden durar hasta tres meses.
  • Si ya descongelaste una vez el pollo, no lo vuelvas a congelar a menos que lo hayas cocido. Si este es el caso, espera a que esté completamente frío para congelarlo. Si lleva salsa u otro ingrediente, dependerá de la forma de cocinarlo y del ingrediente en sí. Por ejemplo el tomate no dura tanto tiempo conservando el buen sabor.
  • El pollo no debe tener contacto nunca con otros alimentos, ni haber sido manipulado con utensilios que no estaban completamente limpios.

¿Cuánto dura el pollo en la refrigeradora?

Puede conservarse en óptimas condiciones por un par de días, pero ten en cuenta estos aspectos:

  • Si está limpio y fresco, se conserva en la refrigeradora en buenas condiciones por 2 días aproximadamente.
  • Si lo guardas con todas las vísceras (corazón, hígado, molleja, etc.) puede mantenerse en la refrigeradora únicamente por 24 horas.
  • Si el pollo está cocido, dura 4 días aproximadamente.
  • Si el pollo está crudo, puedes congelarlo por 6 meses. Luego puedes descongelarlo.

Si el pollo ha estado expuesto al calor del auto, por ejemplo, o al sol por un tiempo prolongado, su estado se deteriorará con más rapidez.

 

Lee más sobre: Cómo marinar pollo de distintas maneras

 

Supermercado

Si lo adquieres en un supermercado, siempre hazlo cuando estés a punto de terminar las compras. Esto ayudará a no romper la cadena de frío. Si no prepararás el pollo en un plazo de 24–36 horas, lo mejor es congelarlo para conservarlo correctamente y evitar las bacterias que puede ocasionar los cambios de temperatura.

El pollo es uno de los alimentos más consumidos en Guatemala, sin embargo no debemos olvidarnos de la importancia que tiene la conservación correcta. Toma en cuenta estas claves para que aproveches todas las propiedades del pollo y conserves su olor, color y delicioso sabor.